Localización
HogarJoyas → Los secretos de la joyería en oro

Los secretos de la joyería en oro

IDEAL

El oro se encuentra presente en casi todos los momentos históricos que han quedado registrados hasta nuestros días. El ser humano ha estado muy ligado a este metal precioso desde el origen de las civilizaciones, cuando los primeros hombres empezaron a entender su verdadero valor. El punto de inflexión de esta joya atemporal se desarrolló durante los milenios del Antiguo Egipto.

El oro de los faraones, abundante en las largas dunas del país Africano, se camuflaba con su color amarillo en las arenas soleadas, pese a que su brillo siempre acababa reflejando su situación. Este metal blando y pesado se convirtió en la base de la joyería egipcia. Inalterable, encajaba perfectamente con la fantasía de la vida eterna que tenían los grandes emperadores a la ribera del Nilo. Los sarcófagos relucían gracias al sus tonos dorados y los adornos que acompañaban en vida y muerte demostraban su posición. Como ajuar o como decoración, su valor ha quedado inalterado hasta nuestros días. ¿Qué es lo que hace tan especial a este metal precioso?

Una gran pureza

Los secretos de la joyería en oro

El aurum latino ha servido como ornamento y como moneda de intercambio. Muchas economías basan su riqueza en sus posesiones de oro. En 2007 salió a la luz que el banco central de España había vendido la mitad de sus reservas de este metal noble. Es un mineral que no se oxida, haciéndolo altamente duradero. Su color amarillo y su brillo perduran durante décadas sin verse alterado por los agentes externos, aunque es soluble en algunas sustancias.

En joyería no se utiliza el oro puro ya que, al ser dúctil y maleable, es demasiado blando para fabricar una joya, pues se deformaría con facilidad. El oro que disfrutamos en las joyerías está formado por aleaciones que marcan sus quilates y su riqueza en milésimas. El metal puro, de 24 quilates, tiene 1000 milésimas de oro. El oro de primera ley, el que podemos adquirir en Joyería Peso, tiene 750 milésimas de oro y se encuentra mezclado con 250 milésimas de uno o varios metales. Por debajo de 18 quilates encontramos una pureza menor y una mayor cantidad de metales. Existen joyas de 14, 12 o 9 quilates, el denominado oro bajo, cuyo precio es inferior al contener exactamente la mitad de oro que tendría una joya de primera ley.

Cuando tenemos delante una pieza de oro, podemos teorizar sobre qué materiales se encuentran en la aleación según su color. El amarillo más brillante solo tiene una pequeña parte de metales como la plata, el cobre o el zinc. El elegante oro rosa tiene un alto porcentaje de cobre y un menor porcentaje de plata. El oro blanco tiene aleaciones de platino o paladio. Algunas joyas más atrevidas mezclan el oro con un porcentaje de aluminio para obtener un tono púrpura. Existen decenas de combinaciones que puedes consultar en Joyería Peso antes de elegir tu nueva joya.

Oro de primera ley

El oro de primera ley, de 18 quilates, tiene 750 milésimas de oro y un 25% de su cuerpo está mezclado con otros metales. Este tipo de oro es el más común en las mejores joyerías, pues representa un alto estándar de calidad. Su cuarta parte de otros metales se encargan de endurecer la pieza para hacerla más resistente y poder disfrutar de una joya que aguante durante muchas generaciones. Este 25% de otros metales suele estar complementado con plata, paladio o cobre.

Consulta el catálogo de Joyería Peso para encontrar la joya que necesitas para ti o para quien más quieras. Todas las gemas de la joyería granadina están realizadas en oro de 18 quilates para asegurar su calidad y belleza. Puedes visitar a los profesionales de Joyería Peso en cualquiera de sus locales en Granada, en c/ Arabial, 40, y en carretera de Málaga, 74. También disponen de una tienda en c/ Tierno Galván, 2, en Armilla.

modaTendencias
Etiquetas: