Localización
HogarRopa de lujo → Una nueva generación de ladrones atrevidos ataca a los minoristas de lujo de California, generando ira

Una nueva generación de ladrones atrevidos ataca a los minoristas de lujo de California, generando ira

El caos comenzó el viernes por la noche, cuando unos ladrones destrozaron el aparador de una tienda de Louis Vuitton en Union Square de San Francisco y la saquearon. Los delincuentes también transgredieron alrededor de una docena de locales cercanos por medio del robo y vandalismo, informó la policía, incluida una tienda Burberry y Hermes, así como una tienda de lentes y dispensarios de marihuana.

El sábado por la noche, el ataque a Nordstrom en el cercano Walnut Creek fue aún más audaz: Justo antes de la hora de cierre, unas 80 personas saltaron de un grupo de autos y pulularon en los pasillos, muchos escapando con mercancía. Dos empleados fueron agredidos, uno de ellos fue rociado con gas pimienta.

Un poco después de la medianoche del domingo, los delincuentes usaron un mazo para romper las ventanas de los escaparates de Louis Vuitton y Saks Fifth Avenue en Beverly Hills, reportó la policía, pero llegaron patrullas para espantar a los ladrones antes de que pudieran entrar. El lunes por la noche, otro grupo intentó irrumpir en Nordstrom en el centro comercial de Grove, en Los Ángeles, antes de llevar a la policía a una persecución a alta velocidad.

El robo minorista organizado no es nada nuevo. En los últimos años, las redes se han centrado en los relojes Rolex, las joyas finas y los productos de Apple en múltiples ubicaciones.

Anuncio

Pero un fin de semana en el que las tiendas de alta gama en distritos comerciales famosos se vieron afectadas por grandes y aparentemente sofisticadas redes de robo ha generado atención nacional, a medida que comienza la temporada de compras navideñas y los minoristas esperan que los clientes finalmente regresen mientras que la crisis del coronavirus disminuye.

El gobernador Gavin Newsom describió los incidentes como “personas destrozando, agarrando, robando artículos de personas, creando estragos y terror en las calles”. Newsom explicó que no solo hablaba como gobernador, sino también como propietario.

“Mi negocio ha sido transgredido en tres ocasiones este año”, subrayó Newsom, dueño de una empresa de hostelería que incluye tiendas de vinos y restaurantes. “No siento empatía ni simpatía por estas personas, y deben rendir cuentas”.

La reacción a los robos ha seguido líneas políticas ahora familiares, con algunos conservadores culpando a las políticas de reforma de la justicia penal de California.

Una nueva generación de ladrones atrevidos ataca a los minoristas de lujo de California, generando ira

Pero, aunque los incidentes fueron aterradores para quienes se vieron atrapados en medio de ellos, no apuntan a un aumento masivo de tales delitos.

Los robos incrementaron en 2021 un 3.2% en Los Ángeles en comparación con 2020, pero son un 14.1% más bajos que en 2019. En Union Square y sus alrededores en San Francisco, estos delitos descendieron casi un 5% de 2020 a 2021, mientras que los robos cayeron un 2.3%.

Aun así, la anarquía se topó con la indignación en el liberal San Francisco, con algunos muy conscientes del mensaje que podría enviar.

“¿Qué sucede cuando la gente comete actos de vandalismo y realiza ese nivel de delitos en San Francisco? No solo perdemos esos negocios, perdemos esos trabajos”, detalló la alcaldesa London Breed a los periodistas. “Perdemos los ingresos fiscales que ayudan a sustentar nuestra economía y que apoyan en respaldar muchos de los programas de servicios sociales que tenemos en la ciudad en primer lugar. No podemos permitir que eso suceda”.

Newsom indicó que el estado sería más agresivo para ayudar a atrapar y enjuiciar a las redes de robo minorista, por lo que asignará más dinero para el trabajo en el presupuesto del próximo año.

Él promocionó los éxitos del grupo operativo contra el crimen minorista del estado, que restableció en julio en medio de críticas sobre su historial en materia de justicia penal y una campaña de destitución que se burló de él como “blando con el crimen”.

Newsom indicó que el grupo operativo había realizado 773 investigaciones y recuperó mercancías robadas por un valor total de casi 20 millones de dólares.

La Patrulla de Caminos de California aumentaría de inmediato su presencia “en y alrededor de las áreas con mucho tráfico”, a medida que la temporada de compras navideñas alcance su punto culminante, agregó el gobernador.

Greg Totten, director ejecutivo de la Asociación de Fiscales de Distrito de California, señaló que la mayoría de los casos de robo en tiendas solo pueden ser calificados como delitos menores, incluso cuando está claro que el robo organizado al por menor está en juego.

“Ahora hay enormes obstáculos que superar para demostrar que se eleva al nivel de robo minorista organizado”, explicó Totten. “Estos pobres minoristas están sufriendo. No solo estamos hablando de las grandes tiendas y los minoristas de lujo, sino también de las pequeñas empresas”.

El capitán del Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD por sus siglas en inglés), Jonathan Tippet, quien dirige la División de Robos y Homicidios de la institución, señaló que parecía que había varios grupos que cometían tales robos, algunos de ellos imitadores inspirados en las redes sociales.

Puntualizó en que los ladrones que atacan a las tiendas de lujo se han envalentonado por la percepción de que las penas por delitos han disminuido. “Ellos encuentran que esta es una empresa lucrativa, con consecuencias que no creen que sean tan malas”, explicó Tippet.

El capitán agregó que es una tendencia que la policía de Los Ángeles está viendo junto con los robos a domicilio y en las calles. “Tarde o temprano, alguien será disparado y asesinado”, señaló Tippet.

Aunque Los Ángeles en su conjunto no ha experimentado un aumento en los robos, algunos vecindarios individuales se han visto muy afectados. En la División de Wilshire, que incluye gran parte del moderno corredor minorista de Melrose Avenue, ha habido un incremento del 20% en los robos desde 2020.

La policía de Beverly Hills lanzó una controvertida represión el año pasado en Rodeo Drive después de que los comerciantes se quejaron del aumento de la delincuencia.

El esfuerzo es ahora objeto de demandas que alegan que la policía apuntó deliberadamente a compradores negros. Noventa personas fueron arrestadas en la represión. Los documentos obtenidos por el Times mostraron que 80 de ellos eran negros, cuatro latinos, tres blancos, dos asiáticos y uno fue clasificado como “otro”.

Rachel Michelin, presidenta de la Asociación de Minoristas de California, comentó que los robos de este fin de semana dominaron la conversación en la industria.

“Hace una semana hubiera dicho que es la cadena de suministro, los puertos, y ahora esto es lo más grande”, mencionó Michelin. “Lo escuché de legisladores, de la oficina del gobernador. Es frustrante porque hemos estado insistiendo en el hecho de que este es un problema creciente en California”.

Indicó que estaba trabajando con legisladores para enfocarse en el mercado en línea donde se compran y venden artículos robados. “Necesitamos cerrar los lugares donde pueden vender estos objetos”, agregó Michelin. “Si ve que algunos de estos productos se venden a precios muy baratos, probablemente sean robados”.

Rick Caruso, un destacado desarrollador de Los Ángeles cuyos centros comerciales incluyen Grove, mencionó en una entrevista horas antes del incidente en su centro comercial que los robos organizados a minoristas deben tomarse en serio.

“En el momento en que dices: ‘Vamos a tolerar algún nivel de delincuencia’, envías una señal a los criminales para que prueben el sistema”, señaló Caruso. “Cuanto más éxito tienen, más envalentonados se vuelven”.

Hasta ahora, tres personas han sido arrestadas en relación con los robos en Nordstrom de Walnut Creek. La policía informó que están revisando las imágenes de vigilancia para identificar a otros delincuentes.

En el caso de la redada de Louis Vuitton en San Francisco, el video muestra a un hombre que sale corriendo de la tienda con los brazos llenos de ropa presionados contra su pecho. Cerca de allí, la policía corre hacia un automóvil y lo golpea con toletes; finalmente saca a un ocupante y lo detiene.

Al menos ocho personas han sido arrestadas y se espera que las imágenes de vigilancia conduzcan a más detenciones.

El jefe de la policía de San Francisco, Bill Scott, mencionó que la ciudad está ajustando los patrones de tráfico cerca de las tiendas de lujo para que los ladrones no puedan simplemente estacionarse enfrente, cometer un crimen y saltar al automóvil. Subrayó que también pondría suficientes oficiales en áreas vulnerables para evitar que una multitud abrume la seguridad de la tienda.

“Vamos a hacer todo lo posible para poner fin a esta locura”, señaló Scott.

Si quiere leer este artículo en inglés, haga clic aquí.

Etiquetas: