Localización
HogarRopa de lujo → El efecto multiplicador de la solidaridad con La Palma

El efecto multiplicador de la solidaridad con La Palma

El rastro destructor del incesante fluir de las coladas de lava del volcán de Cumbre Vieja, en la isla canaria de La Palma, ha hecho desaparecer viviendas y haciendas y son muchas las familias que lo han perdido todo, tras ser evacuadas apenas con lo puesto. Pero al mismo tiempo que su erupción, el 19 de septiembre, se levantó una ola de solidaridad tendente a paliar sus efectos.

Instituciones públicas, empresas, colectivos y particulares vienen promoviendo desde entonces un sinfín de iniciativas solidarias para recaudar fondos o recabar ayuda material. Cuentas bancarias abiertas a la donación, recogida de víveres y enseres, conciertos, subastas, venta de artículos o menús solidarios son algunas de estas iniciativas, unas más grandes, otras más modestas, pero todas con el mismo fin, ayudar a los damnificados.

Una de esas iniciativas es la que está llevando a cabo la Fundación Accenture. Con el impulso de una de las empleadas de Accenture, natural de La Palma, la fundación ha activado sus estructuras para canalizar las donaciones de los trabajadores de la consultora. Porque a través de la fundación, los empleados tienen la oportunidad de presentar, una vez al año, distintos proyectos con el programa AyudánDonos. Y en casos extraordinarios de catástrofes, a nivel global, se llama a la solidaridad a través del sistema de redondeo de la nómina.

Los empleados de Accenture España llevan aportados más de 70.000 euros ya y los promotores confían en llegar a 100.000 a final de mes

El efecto multiplicador de la solidaridad con La Palma

“Allí todo el mundo se dedica a la agricultura principalmente, a la ganadería, a las salinas o al pequeño comercio. No es una isla que viva del turismo, muy poquito. Mucha gente lo ha perdido todo, y me pregunté cómo podía ayudar. Entonces escribí al presidente de la fundación, Domingo Mirón, y a la directora general, Ana Millán, proponiendo recaudar fondos de los empleados”, relata Carmen Montesinos, executive assistant en Accenture y la promotora de la iniciativa, sobre su gestación.

La respuesta, cuenta, fue inmediata y positiva. El patronato no solo accedió, sino iba a colaborar en principio aportando 15.000 euros a lo que se recaudara, cifra que pronto se decidió aumentar a 25.000, para finalmente aportar la misma cantidad que donaran los empleados. Esta cantidad supera ya los 70.000 euros (que se convertirían en 140.000) y el objetivo de Montesinos es que llegue antes de que acabe noviembre a los 100.000 euros (200.000 con lo que aporte de la fundación). La cantidad que cada empleado decida donar se detrae de la nómina de noviembre.

Cruz Roja

El representante que se ha escogido es Cruz Roja, que es quien canalizará la ayuda. En un principio la idea era emplear ese dinero en ropa, comida, ayuda psicológica y demás. Pero a instancias de la propia Montesinos, a la vista de que esas necesidades básicas estaban ya más que cubiertas, se propuso destinar los fondos al alquiler de vivienda. “No vamos a donar ropa y comida si ya de eso hay. Lo que no hay es vivienda. La gente está viviendo en cuevas. Hay gente que ha perdido todo, la casa, las tierras. Y es un drama que además vivan en una cueva”, lamenta la executive assitant de Accenture.

El precio medio de un alquiler en Los Llanos de Aridane, la zona más próxima a la erupción, está en 300 euros, con lo que según los cálculos de la propia Montesinos, con 1.000 euros se garantiza el alquiler de una familia tres meses; 200 familias si se alcanza el objetivo de 200.000 euros. Montesinos cuenta que ha habido casos de abuso en el alquiler, que han sido denunciados y señalados, una anécdota frente a la solidaridad de la población, que incluso ha cedido gratis sus viviendas, muchas de ellas segundas residencias vacacionales.

“Esta iniciativa se puede quedar si la gente va colaborando en diciembre”, destaca la assistant. Por su parte, Cruz Roja ha abierto a su vez otra cuenta para familiares de Accenture, y para quien quiera, vinculada a Fundación Accenture (una especie de fila 0). Y en Portugal también están colaborando por su parte (España, Portugal e Israel es una unidad geográfica para Accenture).

“La verdad es que todo Accenture España se ha volcado con la iniciativa y solo tengo palabras de agradecimiento para todos mis compañeros”, enfatiza Montesinos.

Etiquetas: