Localización
HogarJoyas → Con estos trucos podrás reconocer el oro de forma fácil y rápida

Con estos trucos podrás reconocer el oro de forma fácil y rápida

¿Cómo saber si la joya familiar que has heredado es de oro o cómo reconocer el valor de una pieza que tienes entre manos? En muchas ocasiones, a simple vista, se identifican los accesorios dorados como compuestos por dicho metal. Sin embargo, puede que no sea eso todo lo que reluce.

Podemos estar ante un collar de oro puro y otro que simplemente esté recubierto por capas del mismo. Aquí, la cuestión es cómo distinguir entre ambas.

Si se te ha venido a la mente la típica imagen de un deportista mordiendo una medalla, no vas desencaminado. Según la joyería y compra-venta OroCash esta es una forma de distinguir la autenticidad de la pieza. Si hincas el diente —con cuidado— y dejas una marca profunda, sabrás que es oro. Aunque hay una excepción para este caso, ya que puede tratarse únicamente de plomo recubierto con una capa dorada. Este metal es más blando, por lo que deja una hendidura similar.

Precisamente, para saber si un collar solo está bañado, podrás descubrir en él varias tonalidades o un color más desgastado.

Con estos trucos podrás reconocer el oro de forma fácil y rápida

Otra prueba que podrás hacer de forma sencilla es comprobar el efecto de un imán sobre la pieza. El oro no es magnético, de modo que no debe ser atraído. En caso de que esto ocurra, no estás ante un objeto tan puro como creías, según la misma joyería.

"Existe el riesgo de que te den gato por liebre, y la joya que compres no sea de oro, sino un simple chapado dorado sobre otro metal de menor valor", advierte la firma de diseño de joyas Castmay.

Según Castmay, una forma eficaz de comprobar la calidad ante la que estamos es una prueba de densidad. Y sí, puedes realizarla en casa, tan solo con un recipiente milimetrado. Primero, pon en una báscula de precisión la joya u objeto que quieres examinar. Una vez conozcas su peso, métela en el agua del vaso medidor. Comprueba cuánto marca y en qué medida ha subido el líquido.

Después, divide la masa del accesorio por lo que ha incrementado el contenido del recipiente y obtendrás la densidad. Por ejemplo, 24 quilates equivalen a 19,32 gramos por mililitro.

Etiquetas: