Localización
HogarJoyas → Arte sobre ruedas, a subasta -- Autobild.es

Arte sobre ruedas, a subasta -- Autobild.es

Un poco más tendrá que desembolsar quien quiera conseguir elPlymouth Road Runner Superbird del quete hablaba hace unos días y que no 'caerá bajo el martillo', comose dice textualmente en inglés, por menos de 400.000 euros. Eso sí,esto sigue siendo poco al lado de una de las mayores joyas de estasubasta: un Lincoln Indianapolis Exclusive de 1955construido por Carrozeria Boano Torino, cuya foto puedes ver debajode este párrafo. Este prototipo fue uno de los coches más aclamadosdel Salón de Turín del mismo año y, desde luego, uno de losconcept cars de los 50 más importante entre los que hansobrevivido hasta hoy.

Gian Carlo Boano tenía entonces poco más de 20 años y erabastante mujeriego, así que decidió darle a esta creación lasmismas curvas que a él le gustaba encontrar en el cuerpo de susamantes. Además, le interesaba mucho el diseño de aeronaves, en elque también se inspira claramente este coche. El resultado es queeste Lincoln Indianapolis Exclusive de Carrozeria BoanoTorino no se parece a ningún otro coche construido hasta lafecha, ni después. Henry Ford II compró este vehículo tras elSalón de Turín y la leyenda dice que se lo regaló al actor ErrolFlynn. Sí se sabe que lo poseyó mucho tiempo el coleccionistaThomas Kerr. Había caído en el olvido de las masas, cuandotras una restauración minuciosa, asombró a público y al jurado delConcurso de Eleganciade Pebble Beach en 2001. Con todo original, incluido su motorV8 de 200 CV, su actuales dueños no se contentarán con menos de dosmillones de dólares: 1,48 millones de euros.

España estará también presente en esta colección de arte sobreruedas a subasta. El lote 130 está compuesto nada menos que por unPegaso Z-102 Series II Berlineta by Carrosiere J. Saoutchikvalorado entre 600.000 y 750.000 euros. Con chasis, carrocería ymotor originales, esta unidad del sucesor del Pegaso Z-102 tiene el número de serie 0148y es uno de los mejores trabajos de uno de los tres únicoscarroceros que se encargó de fabricar cajas para Pegasos. Este escapaz de alcanzar los 200 km/h y gran parte de sus componentesfueron producidos en Barcelona por la marca.

Arte sobre ruedas, a subasta -- Autobild.es

Matriculado en febrero de 1956, en Madrid inicialmente a nombrede Don Julián Sánchez Araguena, tuvo otros dos dueños españoleshasta que fue adquirido por el capitán de la fuerza aérea de EEUU,Granland W. Burque, que terminó llevándoselo a su país donde locondujo algún tiempo hasta que lo puso en hibernación. Es uno delos únicos 84 coches fabricados por Pegaso y sigueestando en perfectas condiciones para circular por carretera, esosí, sea por dónde sea, con su matrícula M-138 223. A pesar de ello,su valor no se acercará al del Talbot-Lago T150-C SS TeardropCabriolet carrozado en 1938 por Figoni et Falaschi -abajo-,otra pieza de arte sobre ruedas a subasta que alcanzará un preciode entre 6 y 7,5 millones de euros.

De hecho, el coche que puedes ver arriba fue el primero de loscabriolet que Figoni y Falaschi construyeron sobre Talbot-Lago. Aunque hay quien prefiere aotros carroceros para esta firma italiana, además de la locurainstalada en los coleccionistas de todo el mundo por este míticamarca francesa, el alto valor de esta unidad en concreto reside enparte en que venció en la primera categoría del Concurso de Elegancia de Pebble Beach 2012.Sinceramente creo que hay mejores inversiones, como otra de lasglorias que van a salir a la venta en esta subasta de RM Auctionses el Chevrolet CERV II de 1964, el vehículo de pruebas quesirvió de inspiración a los primeros Corvette.

En GM deberían tomarse muy en serio pujar por el coche que hayjusto arriba, dado que es el primer prototipo que montó unascuantas innovaciones del mítico ingeniero Zora Arkus-Duntov. Por ejemplo, susistema de tracción total lleva el primer ejemplo detorque-vectoring. Además, lleva un motor de 600 CV y un sistema defrenos capaz de desarrollar otros 500 CV. Ni qué decir tiene queeste Chevrolet CERV II se ha pasado más de media vida enmuseos del automóvil y, seguramente, a algún otro irán a dar sus'huesos'.

Hay muchos más ejemplos de clásicos míticos y arte sobre ruedasen esta venta, pero voy a acabar con el que, probablemente, acaparetodos los titulares cuando haya terminado la puja. Seguramente, elque ves arriba no llegue a convertirse en el coche más caro delmundo cuando se celebre la subasta, pero poco le faltará porque seespera conseguir con él entre 9 y 11,2 millones de euros. Con elchasis 6107, su valor reside en su impecable historial encompetición, con un octavo puesto en la clasificación general delas 24 H de Daytona de 1968 y primero en su categoría,además por supuesto, de que desde ese momento no ha vuelto a servisto en público. Si te interesa ver repasar los lotes y fotosde esta subasta de arte sobre ruedas, puedes visitar elsitio de RM Auctions.

Etiquetas: