Localización
HogarBolsa de lujo → Mercedes Benz: Maybach: 100 años buscando la perfección | Marca

Mercedes Benz: Maybach: 100 años buscando la perfección | Marca

Mercedes Benz

Nació para ser el máximo exponente de la calidad y el lujo en forma de automóvil, y ha encontrado su sitio como submarca de Mercedes-BenzMercedes Benz: Maybach: 100 años buscando la perfección | Marca Mercedes Benz: Maybach: 100 años buscando la perfección | Marca

Actualizado

Wilhelm Maybach nació en 1846 en la región de Baden Württemberg, al suroeste de Stuttgart, y tras la muerte de sus padres cuando era un preadolescente lo llevaron a una institución filantrópica donde comenzó a aprender las habilidades de panadero, pero pronto su talento como ingeniero nato pasó a primer plano y, a la edad de 15 años (en 1861), ya estaba en un curso de diseño industrial y haciendo formación en física y matemáticas. No pasó mucho tiempo antes de que el director del curso de ingeniería, Gottlieb Daimler, lo nombrara su mano derecha, cargo que ocupó hasta la muerte de Daimler, en 1900.

Fue en esta condición que el joven ingeniero siguió a su mentor en 1869, primero ingresando en un fabricante de locomotoras, luego a otro fabricante de motores, con sede en Colonia, del que Nicolaus Otto era accionista. Otto patentó, en 1876, el motor de ciclo de cuatro tiempos al que dio su nombre, que era la base de los motores de combustión que aún utilizan los coches de hoy (con cuatro tiempos: admisión, compresión, explosión y escape) y que Maybach intentó mejorar, hasta que, en 1882, prefirió dejar la empresa y volver a juntarse a Daimler que había hecho lo mismo poco antes (los dos construyeron un salón acristalado delante en la casa de Daimler, que serviría de taller para sus proyectos).

El genio de los motores

Se siguió el primer motor creado por los dos que rápidamente alcanzaron el éxito en Europa y Estados Unidos (varios fabricantes pioneros compraron licencias para su uso), financiando así el primer vehículo Daimler-Maybach fabricado por el talentoso equipo de ingenieros, en 1889. La siguiente creación empezó a diseñarse en 1900, un coche pensado para las carreras y con la impensable potencia de 35 CV que podía alcanzar los 75 km/h. Debutó en 1901 con victorias en varias carreras gracias a su excelente motor que lleva el nombre de Daimler-Mercedes, en honor a la hija de 10 años (justamente llamada Mercedes) de Emil Jellinek, un exitoso concesionario austriaco que participó en carreras en la Riviera francesa, que apreciaba mucho el talento de Maybach y que le hizo un encargo de 36 unidades del modelo 35 HP.

Con su bajo centro de gravedad, motor de aluminio instalado longitudinalmente en la parte delantera, doble control de válvula y un innovador radiador en nido de abeja, el 35 HP (más conocido como Simplex), se considera el progenitor de todos los turismos modernos. Y todo comenzó con una racha ganadora en las carreteras de Niza en la primavera de 1901, lo que hizo que Wilhelm Maybach pasase a ser respetuosamente conocido como el "Rey de los diseñadores de coches".

Por tierra, mar y aire

Mientras tanto, el Conde Zeppelin, otro visionario alemán, soñaba con la movilidad en los cielos y en realidad fue un motor innovador de alto rendimiento y bajo peso y un carburador ignífugo diseñado por Wilhelm y su hijo Karl (que tenía la misma pasión por la mecánica, trabajando con su padre desde sus 17) que literalmente le dio alas para volar. En 1909, padre e hijo fundaron la 'Luftfahrzeug-Motorenbau', la célula germinal de la posterior empresa 'Maybach-Motorenwerke', dedicada a la fabricación de motores para aviones, barcos y camiones, así como la locomotora 'Flying Hamburger', considerada la progenitora de todos los trenes de alta velocidad. Eran tiempos marcados por la Primera Guerra Mundial que trajo prosperidad a la empresa que vendió 2000 unidades de un avión de 160 CV antes del final del gran conflicto bélico.

El Tratado de Versalles de 1919 prohibió la producción de aviones en Alemania y Karl Maybach (que ya estaba al frente de la empresa y había heredado las habilidades de ingeniero visionario de su padre) volvió a dedicarse a la producción de potentes motores diésel (para barcos y trenes) y de gasolina para automóviles, hasta que se dedicó al diseño de coches completos, el primero de los cuales fue el W3, que se mostró al mundo en el Salón del Automóvil de Berlín de 1921.

Mercedes Benz: Maybach: 100 años buscando la perfección | Marca

Tenía un motor de seis cilindros, discos de freno en las cuatro ruedas, un nuevo tipo de transmisión y alcanzaba una velocidad máxima de 105 km/h, lo que entonces causó olas de conmoción, atrayendo la créme de la créme de los clientes europeos, entre banqueros, reyes, emperadores y magnates industriales (curiosamente ni Wilhelm ni Karl alguna vez tuvieron un Maybach, prefiriendo caminar o viajar en tren casi siempre). Y es este el momento en que nació la marca de automóviles Maybach, sobre el que pasan ahora 100 años.

II Guerra mundial frena ambiciones

En los locos años 20 del siglo pasado, los viajes de larga distancia eran una cuestión de estatus y estilo, ya fuera por tierra o por mar. Cuando los grandes navíos 'Normandie' y 'Queen Mary' (de más de 300 metros de largo y con capacidad para más de 3000 personas, entre pasajeros y tripulación) se lanzaron como los transatlánticos más bellos de todos los tiempos (al inicio de los años 30) y tras la muerte de su padre (1929) Karl Maybach estaba construyendo la joya de su corona, el Zeppelin, la limusina de lujo alemana más imponente de su época debido a la inusual combinación de tecnología (el primer automóvil alemán con motor V12), potencia (motor de 7 litros y 150 CV) y confort al más alto nivel.

Pero el impacto de la Segunda Guerra Mundial puso fin a sus ambiciones comerciales y la empresa tuvo que reducir su tamaño y volver a la producción de motores diésel, firmando un contrato de suministro para Mercedes-Benz en los años 50, y finalmente vendiéndole el 83% de sus acciones ya en los años 60.

Contra Rolls-Royce y Bentley

Se siguió un largo período de hibernación hasta que, en 2002, Mercedes-Benz decidió revivir Maybach (con los modelos 57 y 62, números que reflejaban la longitud de cada uno, en decímetros). La idea era preparar la marca que había nacido con un aura de excelencia para luchar con Bentley y Rolls-Royce, dos símbolos de la aristocrática industria automovilística británica que había caído en manos de los poderosos grupos Volkswagen y BMW en 1998, apenas cuatro años antes.

Pero el plan demostró fallos importantes: los dos modelos no tenían suficiente diferenciación tecnológica con el Mercedes Clase S y cuando una nueva generación de este último llegó al mercado, en 2005, los Maybach quedaron obsoletos en varios niveles, algo que el cliente objetivo no perdonó.

Tan grave o más grave, el prestigio regional de Maybach (se resucitó una marca de 90 años que nadie conocía fuera de Alemania), el diseño de los coches no era muy atractivo (comparado con los rivales ingleses que, esos sí, se fabricaban en Tierras de Su Majestad, hecho relevante que hasta hoy VW y BMW insistieron en mantener -al menos hasta que se asiente el polvo del Brexit...-) y la marca Mercedes-Benz siempre ha gozado de una mejor imagen que Maybach, que tenía coches que valían medio millón de euros cada...

También se crearon versiones especiales, como la carrocería Landaulet (con el espectacular asiento trasero, donde viajaban los más ilustres pasajeros, que podía ser descapotable), e incluso series más exclusivas (como el Zeppelin), pero los dados hace mucho que estaban lanzados.

Un paso hacia atrás

Y la verdad es que entre 2002 y finales de 2012 no más de 3000 unidades convencieron a clientes de todo el mundo (aproximadamente 1/4 de lo que Rolls-Royce vendió en ese mismo período) con pérdidas de alrededor de 300.000 euros por cada coche matriculado. Quienes habían creído posible inscribir de 1000 a 1500 Maybach al año y llenar las calles más selectas de Shanghai, Los Ángeles, Dubai, Londres o Múnich con estos dos modelos se equivocaron lamentablemente. Y tras 10 años de ventas residuales, sucedió lo inevitable y la marca dejó de existir como tal, lo que obligó a los estrategas alemanes a volver a la pizarra para elaborar un nuevo plan, luego de que se rechazó el proyecto de desarrollo conjunto de futuros modelos con Aston Martin (las pérdidas de aproximadamente 1.000 millones de euros que costó la aventura de Maybach fueron suficientes para no seguir con esa idea).

Y así fue. En 2014, Mercedes-Maybach se estableció como una submarca de Mercedes-Benz, lanzándose poco después el S 600 Pullman y el S 650 Cabriolet. Rápidamente se demostró que el nombre Maybach podría funcionar como un apéndice de la valiosa marca Mercedes-Benz, como lo demuestran las ventas acumuladas de más de 50.000 unidades del Clase S Maybach entre 2015 y 2020 y con una creciente "popularidad" (uno en cada siete de los Clase S vendidos en 2018 tenía Maybach de apellido).

Futuro más prometedor

Una vez encontrada la fórmula, se empezó a perfilar la estrategia de producto, con varios proyectos que ayudaron a levantar la imagen del nombre Maybach, como los conceptos 6 Coupé y Cabriolet (con aires de coche de la malvada Cruella de Vil) que provocaron miles de suspiros a los visitantes de la exclusiva semana de adoración del automóvil de Pebble Beach (en la costa californiana al sur de San Francisco) en sucesivas ediciones en los veranos de 2016 y 2017.

Pero también con esa diferenciación de productos que es fundamental para que el cliente acepte pagar más: en el nuevo Clase S, que llegó al mercado esta primavera, hay una pintura bicolor exclusiva para diferenciar a la carrocería alargada (18 cm entre ejes en relación al Clase S Largo) y diversos equipamientos interiores que disparan el nivel de lujo más allá del faraónico. Además, los motores V12 ahora son exclusivos del Clase S Maybach, con las versiones 'normales' (incluso las que llevan el acrónimo deportivo exclusivo AMG) "solo" con bloques V6 y V8.

El propio Mercedes 35 fue recreado como 'escultura sobre ruedas' Vision Mercedes Simplex, recordando las victorias históricas en el sur de Francia de hace 120 años reinterpretando el estilo pionero y los rasgos estilísticos a la luz del ADN de Mercedes-Benz en el siglo XXI, como explica Gordon Wagener, vicepresidente de diseño del Grupo "solo una marca con el poder de Mercedes-Benz logra esta simbiosis física de historia y futuro que simboliza el Vision Mercedes Simplex".

El valor de la marca también se ha nutrido con una cuidadosa estrategia de marketing. El socio licenciado 'Maybach - Icons of Luxury' produce colecciones exclusivas que acompañan a la marca y accesorios individuales que complementan los vehículos personalizados, por ejemplo, bolsos de viaje, marroquinería y accesorios para el hogar, con calidad y diseño de primera, pero también valorando la funcionalidad de cada uno de los artículos. Por otro lado, el programa exclusivo para clientes globales 'Circle of Excellence' permite el acceso a eventos únicos, como programas exclusivos o pruebas de vehículos nuevos, oportunidades para conversaciones individuales con especialistas de Mercedes-Maybach y embajadores de la marca y visitas exclusivas a las plantas de producción de Mercedes-Benz.

En 2018 conocimos otro concepto, el Vision Ultimate, el primer SUV asociado al nombre Maybach en más de un siglo. Y que llegó al mercado en 2021 ya como GLS 600, precisamente 100 años después de la creación del primer coche de la marca que ahora es submarca ... pero con un horizonte de futuro más prometedor. Como ocurre con tantas cosas en nuestra vida, a veces hay que dar dos pasos hacia atrás para poder dar uno, más decisivo, hacia delante.

Suscríbete a la Newsletter de Coches de MARCA y recibe en tu correo electrónico, de lunes a domingo y a primera hora de la mañana, todas las novedades sobre el sector del automóvil: pruebas, comparativas, vídeos, fotos... Los mejores coches del mundo en tu e-mail.


Buscar coches por:

Se recargara la página
Filtrar por marca
Filtrar por modelo
Filtrar por tipo
Filtrar por marca
MercedesLas furgonetas eléctricas de Mercedes te llevan hasta el 'cielo'
RMLEste 'falso Ferrari' 250 GT SWB se venderá a final de año
MercedesMercedes EQT: el lujo de la Clase V, pero en formato pequeño
Etiquetas: