Localización
HogarBolsa de lujo → Si la economía de China sigue tambaleándose, no sólo caerá Pekín: el mundo entero se derrumbará con ella

Si la economía de China sigue tambaleándose, no sólo caerá Pekín: el mundo entero se derrumbará con ella

La economía china, la segunda más grande del mundo, está al borde del precipicio.

Desde esta primavera, Pekín ha cancelado salidas a bolsa, ha multado a las empresas tecnológicas con miles de millones por infracciones contra la competencia, ha cerrado por la fuerza todo el sector de la educación con fines de lucro de China y ha hecho que los CEO salgan corriendo para evitar la ira del Gobierno. Y, lo que es más grave, la megaempresa china Evergrande ha empezado a dejar de pagar su deuda de más de 300.000 millones de dólares (259.446 millones de euros), lo que ha sacudido a los mercados mundiales.

Las convulsiones han despertado al mundo a una nueva y sorprendente posibilidad: que Pekín esté dispuesta a permitir que algunos de sus gigantes empresariales privados se hundan en un intento de remodelar el modelo económico que convirtió a China en una superpotencia.

La crisis, que afecta a múltiples sectores y a amplias zonas del país, es el resultado de un gran problema: la incapacidad de China para endeudarse o comprar su salida de la actual crisis económica. Durante décadas, el país se ha apoyado en la mano de obra barata y en cantidades ingentes de deuda, repartidas por los bancos públicos, para alimentar el crecimiento económico, invirtiendo dinero en enormes complejos de apartamentos, fábricas, puentes y otros proyectos a la velocidad del rayo.

Ahora, el país necesita que la gente utilice y pague todo lo que se ha construido. Pero el grueso de la población china carece de los ingresos necesarios para que la economía pase de estar impulsada por las inversiones estatales a estar sostenida por el gasto de los consumidores.

Como resultado, China se encuentra atrapada en un sistema que está sobreconstruido y sobreendeudado. Un ejemplo de ello es el mercado inmobiliario del país, valorado en 52 billones de dólares, cuyo máximo exponente es el desastre de Evergrande. Al ser fácil pedir dinero prestado, la especulación inmobiliaria se convirtió en una forma popular de almacenar y crear riqueza para la joven clase media china. Un académico describió este modelo de forma pintoresca como una "adicción a la cocaína inmobiliaria". También se le ha llamado "cinta de correr hacia el infierno".

Mientras el Gobierno intenta ahora desinflar la burbuja inmobiliaria sin explotarla, se ha visto obligado a preparar al país para un periodo de menor crecimiento y de apretarse el cinturón. Y, para empeorar las cosas, China también se enfrenta a una crisis energética alimentada por la subida vertiginosa de los precios del carbón, así como a una población en edad de trabajar que envejece sin recursos suficientes para jubilarse.

Ante todos estos obstáculos, Pekín ha tomado una dudosa decisión. En lugar de seguir abriendo la economía para estimular el crecimiento, el Partido Comunista chino la está cerrando. Con el presidente Xi Jinping, el socialismo chino está volviendo a un modelo que no se veía en décadas, con un control estatal más estricto sobre gran parte de la economía. Por eso se está viendo cómo Pekín cancela grandes salidas a bolsa y arrasa a industrias enteras. Los economistas esperan que este cambio ideológico frene aún más el crecimiento, lo que a su vez haría mucho más precarios los intentos de China de transformar su economía.

China tiene al menos 65 millones de casas vacías: suficientes para alojar a toda la población de España y Portugal: un vistazo al enorme problema del mercado inmobiliario del gigante asiático

"Creo que Xi es increíblemente idealista y está centrado en su legado", dice Charlene Chu, analista de deuda en Autonomous Research. "Realmente quiere remodelar China y ponerla en el escenario global y eso sí que exige un reseteo de la forma en que hemos estado haciendo las cosas anteriormente".

La transición del mercado abierto al control estatal no será fácil de gestionar y hay mucho en juego para todos nosotros. Si Pekín fracasa en su ambicioso plan, podría desencadenar ondas expansivas que destrozarían el sistema financiero mundial, ralentizarían el comercio y devastarían a empresas de todo el mundo. El caos resultante y la crisis de fe en el Partido Comunista de China que lo acompañaría podrían conducir a la inestabilidad social en China, estimulando al Gobierno central a ejercer un control aún más estricto sobre la sociedad civil.

En resumen, Pekín está en la cuerda floja económica, tratando de sustituir su modelo económico por algo desconocido. En el proceso, el peso de su antiguo sistema, plagado de deudas, está haciendo que China se tambalee. Y, si el país cae, podría llevarse por delante al resto del mundo.

Qué es China y cómo surgió

Para saber cuál fue el momento que puso a China en el camino hacia donde está hoy, hay que remontarse a 1984. Fue entonces cuando Deng Xiaoping, presidente del Partido Comunista, aprobó la Decisión de Reforma de la Estructura Económica, que reescribió las reglas de la economía china. En lugar de que el Estado gestionara directamente todos los sectores industriales, permitió que las empresas estatales florecieran sin la participación directa del Gobierno.

Si la economía de China sigue tambaleándose, no sólo caerá Pekín: el mundo entero se derrumbará con ella

Esta flexibilidad ideológica, combinada con la creación de un sistema bancario moderno, allanó el camino para la aparición de empresas privadas. Liberado de la supervisión directa del Gobierno y con préstamos a raudales, el sector manufacturero chino se disparó. Los habitantes de las zonas rurales acudieron en masa a las fábricas de propiedad privada y construidas con deuda, y se formó una clase media. En 1992, el 27% del país vivía en zonas urbanas. En 2020, la cifra había crecido hasta el 61%.

Lo que necesitas saber para estar informado

¿Te gusta lo que lees?

Comienza tu día sabiendo qué piensan y qué les preocupa a los ejecutivos de las principales empresas del mundo con una selección de historias enviada por Business Insider España a primera hora cada mañana.

Recibe la newsletter

Todo este crecimiento se disparó en 2009, durante la crisis financiera mundial. Buscando sortear la recesión, el Partido Comunista de China ordenó a los bancos que concedieran préstamos a toda la economía, especialmente al sector inmobiliario.

Pero, mientras la burbuja de la deuda crecía, los nuevos edificios permanecían vacíos. A pesar del auge de la economía, muchos chinos no ganaban lo suficiente para permitirse las casas que construían o los bienes que producían.

Fue alrededor de 2011 cuando el mundo comenzó a descubrir las asombrosas ciudades fantasma y los puentes a ninguna parte de China. Los economistas se preguntaban cuándo estallaría la burbuja de deuda y hubo varios momentos en los que estuvo a punto de hacerlo. En 2015 parecía que el mercado inmobiliario chino se iba a hundir, junto con los gobiernos locales que habían ayudado a financiarlo. Pero las autoridades dieron una sacudida al sector derribando barriadas y reubicando a los residentes en nuevos edificios.

REUTERS/Thomas Peter

Al año siguiente, Pekín comenzó el proceso de eliminar lentamente la deuda del sistema. Permitió que algunas empresas dejaran de pagar sus préstamos, ordenó a los organismos públicos locales que cerraran las fábricas redundantes y desmanteló las minas de carbón que ya no eran necesarias para el suministro energético. Pero, por muy extremos que fueran estos esfuerzos, apenas hicieron mella en la burbuja de la deuda china.

Y eso es sólo una parte de la ecuación. Sin un flujo constante de nuevos puestos de trabajo en la industria y la construcción, quedan pocas esperanzas para los cientos de millones de ciudadanos chinos que dejaron sus pueblos para ganar dinero en la ciudad.

Según la Oficina Nacional de Estadística de China, 600 millones de personas apenas tienen 2.300 euros para gastar al año. Con los precios de la vivienda en las grandes ciudades disparados, lo que el presidente Xi denomina "el sueño chino" —la idea de que incluso los más pobres del país participen en el rápido crecimiento y modernización de China— empieza a parecer inalcanzable.

El socialismo chino está cambiando (de nuevo)

En un intento de revivir el sueño chino, Xi está impulsando la idea de que China está avanzando hacia la "prosperidad compartida". Pero es difícil decir exactamente qué significa eso. Podría significar una subida de impuestos para los ciudadanos con elevados ingresos que más se han beneficiado de las privatizaciones, la generación de supermillonarios a los que se les permitió "enriquecerse primero", como instó Deng Xiaoping. O tal vez sea simplemente un intento, utilizando la retórica socialista de antaño, de preparar a los ciudadanos para unos tiempos más volátiles. Pero, en cualquier caso, no servirá de nada que la agenda de "prosperidad compartida" de Xi acabe perjudicando a la nueva clase media del país.

La única certeza es que China está volviendo a la intervención estatal extrema, al margen de la industria privada. En el ejemplo más claro de control estatal, China eliminó en julio todo su sector educativo con ánimo de lucro, haciendo que los mercados de Estados Unidos, donde cotizaban algunas de las empresas, cayeran en picado.

"Lo redujeron a casi cero en cuestión de días", afirma Chu. "Demuestra una disposición a tolerar mucha más volatilidad y sufrimiento de lo que la gente esperaba".

Shein, luces y sombras del misterioso gigante chino de la moda online que obsesiona a la generación Z

Parte de la agitación, es importante señalar, también tiene que ver con el poder. Al tomar medidas para frenar a los ciudadanos más ricos de China, Xi está acaparando poder para sí mismo y para el Partido Comunista de China. Jack Ma, el multimillonario fundador de Alibaba, era antes una presencia omnipresente en la sociedad china. Pero, desde que el Gobierno empezó a tomar medidas drásticas contra sus negocios, casi desaparecido por completo de la escena.

El fundador de ByteDance, la empresa propietaria de TikTok, también renunció a su puesto de CEO, diciendo que prefería "actividades en solitario". Incluso los clubes de fans online de las estrellas del pop se están regulando para fomentar la devoción a las fiestas. El mes pasado, el antiguo presidente del principal fabricante de licores de China fue condenado a cadena perpetua por aceptar sobornos.

Esta falta de reparto del poder y de pluralismo de opiniones entraña un peligro. Históricamente, el Partido Comunista de China ha mantenido un tira y afloja entre el sector más aperturista y el conservadores, es decir, los que quieren dar la bienvenida a las fuerzas externas del mercado y los que buscan restringir el acceso de los extranjeros. Pero ahora el equilibrio de poder ha cambiado.

Xi es un conservador convencido y su consolidación del poder —incluyendo un nombramiento vitalicio como presidente— no ha dejado ninguna oposición favorable a la apertura que pueda presionar para corregir el rumbo si las cosas se tuercen.

REUTERS/Yuya Shino

Y las cosas tienen muchas posibilidades de torcerse. A medida que Pekín intenta llevar la economía hacia un nuevo modelo más hermético, tendrá que evitar las minas terrestres dejadas por el antiguo.

Basta con pensar en Evergrande, que está al borde de la quiebra. La disposición de Xi a consentir que se reduzca el crédito a los grandes promotores demuestra hasta qué punto está comprometido con la reconstrucción de la economía. El verano pasado, para desinflar el sector inmobiliario, Pekín introdujo nuevas medidas de crédito conocidas como las 3 líneas rojas. Se exigió a los promotores que tuvieran más efectivo para poder asumir el pago de deuda si las cosas se torcían. Evergrande no pudo reunir el dinero y no es la única. A principios de este mes, Fantasia Holdings, un promotor inmobiliario de lujo, incumplió el pago de un bono de casi 180 millones de euros.

Los inversores de todo el mundo aún no saben cuándo —o si— el Gobierno chino detendrá la hemorragia. A finales de septiembre, las autoridades chinas se reunieron con los bancos de propiedad estatal para hacerles saber que su papel en todo esto —por encima de todo— sería proteger a los propietarios de viviendas y mantener la economía en marcha, sin recurrir a sus viejos trucos de endeudamiento.

"El mensaje matizado de las autoridades es: 'No retiréis la financiación para que estas unidades no puedan completarse, pero tampoco financiéis una expansión agresiva de más promociones nuevas'", explica Chu. Una vez más, caminando sobre la cuerda floja.

El fiasco inmobiliario también significa que Pekín necesita manejar un juego de confianza en 2 frentes. Los inversores tienen que creer que el Gobierno chino es capaz de reestructurar a los promotores inmobiliarios más endeudados sin provocar una caída repentina del sector inmobiliario, una tarea que será más difícil a medida que más promotores den muestras de estrés.

Y los consumidores deben tener la confianza de que la compra de viviendas con dinero en efectivo en medio de una crisis crediticia es una decisión inteligente, con la expectativa de que el valor de los inmuebles siga subiendo. "Si la confianza en las preventas se desploma, se podría acabar el juego", afirma Chu. "Se paralizaría todo inmediatamente".

Eso, a su vez, podría desencadenar un desplome de las empresas inmobiliarias y hacer que los bancos chinos —y todo un mundo de inversores que tienen su deuda— se precipiten al caos.

La gestión del equilibrio podría ser complicada en cualquier circunstancia. Pero la repentina crisis energética de China lo complica aún más. Los precios de la electricidad se han duplicado con creces este año, al levantarse los confinamientos por la pandemia y dispararse la demanda de bienes.

La crisis energética de China puede afectar a tu bolsillo más de lo que imaginas: desde el encarecimiento del papel, hasta la posible subida del precio del iPhone

Los almacenes de carbón nacionales de China ya estaban mermados, gracias a la anterior oleada de cierres de minas por parte del Gobierno, y Pekín empeoró las cosas al prohibir las importaciones de carbón de Australia, que estaba presionando para investigar los orígenes de la pandemia de coronavirus.

Las fábricas de 20 de las 31 provincias chinas han sufrido cortes de energía y empresas como Tesla y Apple han dicho que la crisis afectará a sus cadenas de suministro. Si Xi está iniciando una ofensiva política, será difícil ejecutarla sin energía.

Que alguien encuentre la puerta de salida

Todos estos sinsabores serían más fáciles de afrontar si el mundo tuviera una mentalidad cooperativa con China. Pero no es así. Con Xi, China se ha vuelto más beligerante en la escena mundial. Ha interferido en la democracia de Hong Kong, ha creado campos de concentración para los musulmanes uigures en la provincia de Xinjiang, ha intimidado a sus vecinos en el mar de China Meridional y ha amenazado a Taiwán como nunca antes.

En respuesta, los responsables políticos occidentales se han atrincherado. En mayo, la Unión Europea torpedeó un acuerdo comercial con Pekín después de que China sancionara a miembros del Parlamento Europeo por denunciar las violaciones de los derechos humanos en Xinjiang.

Los dirigentes estadounidenses, molestos porque China no está comprando tantos productos estadounidenses como prometió en el marco de un acuerdo comercial con la Administración Trump, también están adoptando una línea dura. A principios de este mes, en un discurso ante el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales, la representante comercial de Estados Unidos, Katherine Tai, dejó claro que Washington quería que Pekín abriera sus mercados y respetara el estado de derecho internacional.

"Por encima de todo, debemos defender —hasta el final— nuestros intereses económicos", dijo Tai. Eso no es lo que parece en Estados Unidos cuando se trata de dar un respiro a otro país.

Paul J. Richards/AFP/Getty Images

Pero todas las protestas no van a modificar la realidad económica. China no tiene otra opción real en este momento que ralentizar su crecimiento y una China que crece lentamente actuará inevitablemente como un freno para la economía mundial. Como dijo Joyce Chang, jefa global de investigación de JPMorgan, en una charla reciente, un descenso de un punto porcentual en el crecimiento de China resta medio punto al crecimiento mundial.

Morgan Stanley calcula que, entre 2022 y 2025, el crecimiento de China será 0,4 puntos porcentuales inferior cada año de lo que se estimaba anteriormente y eso en el mejor de los casos. Si la inversión se contrae bruscamente, el crecimiento de China podría caer 1,2 puntos porcentuales cada año, lo que a su vez deprimiría las economías de todo el mundo.

Sin hacer ruido, China se ha convertido en una potencia biotecnológica que regirá el futuro de la industria farmacéutica

La desaceleración de China afectará más directamente a sus vecinos cercanos en Asia —Corea del Sur y Taiwán—, así como a los proveedores de energía y materias primas, como Rusia y Noruega. Y todo el mundo sentirá el peso de la debilidad de China a través de unas exportaciones más lentas y caras. Además, es casi seguro que las repercusiones económicas irán acompañadas de revueltas sociales. El economista de Stanford Scott Rozelle teme que Pekín responda a cualquier amenaza a su autoridad aumentando el sentimiento nacionalista.

Desde sus inicios, la economía china moderna ha estado llena de contradicciones. Combinó la gestión socialista con un sector privado dinámico. Creó una enorme burbuja de deuda que no llegó a explotar. A lo largo de toda esta modernización económica y transformación social, el rápido crecimiento mantuvo la estabilidad de la sociedad china. Pero, si los intentos de Xi por resolver las discrepancias económicas de China hacen que ese crecimiento se evapore, la estabilidad social podría desaparecer junto con él. Si eso sucede, nos arriesgamos a algo más que el colapso del orden económico mundial; nos arriesgamos también a la ruptura de la paz mundial.

Etiquetas: